Anne Lister, la primera lesbiana de la edad moderna

Si hace poco hablábamos sobre lo
difícil que era ser lesbiana a principios del siglo XX, imaginad como sería
antes del siglo XIX. De hecho no hay muchos casos documentados. Solo conocemos
las cartas de Sor Juana Inés de la Cruz, la vida aventurera de Anne Bonny, los
poemas de Safo… Aunque intuimos que reinas como Cristina de Suecia o la
Emperatriz china Wu Zetián, Catalina de Medicis o la mismísima María Antonieta,
fueron lesbianas, la historia se ha encargado de armarizar a estas mujeres para
que no existiera la más mínima duda sobre su heterosexualidad.
Sin embargo, hubo una mujer que
fue más lista que todas ellas y nos dejó un legado que tardó 100 años en llegar
a nosotras.
Anne Lister (1791-1840), la mujer
que hoy en día se conoce como “la primera lesbiana de la edad moderna”, nos
contó sus amoríos hacia las mujeres y su vida en general en un diario con más
de 4 millones de palabras codificadas, en los que muestra detalles íntimos de
sus relaciones románticas y sexuales junto a sus preocupaciones familiares o
por los negocios. Escribió este diario usando un código basado en el griego y
el álgebra, materias que dominaba porque la muchacha era muy culta además de
lista.
Anne era una rica terrateniente
de Yorkside, muy viajera y viajada, montañera (fue la primera mujer en escalar
el Monte Perdido) y sagaz empresaria. Ella nos contó su pasión hacia las
mujeres, aunque en sus diarios no leeréis nunca el término “lesbiana”, ya que
este terminó no se acuñó hasta ya comenzado el siglo XX, tampoco era activista
ni reivindicó ningún derecho. Todo su activismo se limitó a vivir su sexualidad
y a contarla de forma críptica. Hasta 1930 sus textos no pudieron ser
descifrados.
Ella misma se describía como de
“aspecto masculino”, lo que hacía que sus vecinos se burlaran de ella
llamándole “Señor Jack”. En 1805, mientras estudiaba en la Manor
House School de York
, Anne conoció a su primer amor. Si bien era muy brillante
en sus estudios, siempre estaba aburrida y se pasaba el día castigada por
ocasionar problemas de conducta, terminando encerrada en una habitación de
castigo, alejada de sus compañeras. Pero estuvo poco tiempo sola, a los pocos
días mandaron a confinamiento a otra rebelde sancionada porque su
“aspecto” era diferente, una joven heredera británica-hindú de nombre
Eliza Raine (1791-1869). Como ya estáis imaginando, el flechazo fue mutuo e
instantáneo.
Anne tuvo cuatro parejas
femeninas estables a lo largo de su vida, pero mantuvo relaciones ocasionales
con muchísimas mujeres, siempre buscando a la mujer de su vida.
En 1824 se trasladó a París para
tratarse de una enfermedad venérea que le trasmitió su amante Marianne Lawton.
Esta se había casado recientemente y había sido infectada por su marido,
infectando así a Anne. Allí aprendió francés y conoció las técnicas de
seducción de los gais en los locales homosexuales de la época, cosa que le
ayudó en sus futuras conquistas. También este conocimiento le hizo ser más
consciente de su sexualidad, encontrando referentes que nunca había tenido.
Una vez que terminó su relación
con Marianne, que no quería dejar a su viejo y rico marido, en 1832 inició una
apasionada relación amorosa con la joven y rica heredera Anne Walker con la que
vivió el resto de sus días. Con ella compartió negocios y se dedicaron a viajar
por el mundo y a vivir abiertamente como un “matrimonio”. De hecho llegaron a
oficiar la boda con un sacerdote amigo.
Cuando tenía 49 años, Anne
fallecía de unas fiebres
durante uno de sus viajes por el Cáucaso, Georgia. Su
mujer guardó su cuerpo embalsamado durante seis meses, siendo enterrada
definitivamente en Halifax.
Su viuda heredó toda su fortuna,
pero terminó ingresada en un psiquiátrico y la herencia pasó de nuevo a la
familia Lister, siendo uno de los sobrinos-nietos de Anne el que encontró el
diario y consiguió descifrarlo en 1930. 

En 2010 la BBC realizó una
película sobre su vida: “Los Diarios Secretos de Miss Anne Lister”,
película que os recomiendo mucho (puedes comprarla AQUÍ) y de la cual os dejo un tráiler.

Artículo originalmente publicado en la columna de La Oveja Rosa en Universo Gay.

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Comments

  1. Mjserrano says:

    Me maravilla, como siempre, tu saber y tu forma de ser. 😊😃

  2. laovejarosa says:

    Muchas gracias Mj, me alegra mucho que te guste.

  3. […] cuenta la historia épica de la famosa terrateniente Anne Lister, de la que ya hablamos en otro artículo, y  sobre su vida en su casa ancestral en Halifax, Shiden Hall, después de viajar por el […]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *