Estreno de Loving, de Jeff Nichols. Mi crítica.

Hace poco más de 10 años las personas de este país no podíamos casarnos con personas de nuestro mismo sexo. Todavía en muchos países el matrimonio está limitado a la unión entre un hombre y una mujer.  Esta es una realidad que conocéis todas mis lectoras, porque lo habéis vivido o lo vivís en vuestras carnes.

Pero hoy quiero ir más allá en este tema del matrimonio igualitario, y es que hasta bien adelantado el siglo XX también estaba prohibido el matrimonio interracial en Estados Unidos.

En Estados Unidos, la tierra de las libertades, también hubo un tiempo en el que las personas de raza negra no podían acudir a la escuela y cuando por fin pudieron hacerlo era en clases separadas de las personas blancas. Hubo un tiempo en el que tampoco podían viajar en el mismo autobús, caminar por el mismo lado de la acera o, y este es el tema que hoy nos ocupa, contraer matrimonio con una persona de otra raza.

Loving, una historia de amor.

En estos tiempos en los que si eres negro en USA lo tienes muy complicado y con un presidente que todo lo que tiene de blanco lo tiene de racista, la historia de los Loving cobra más importancia si cabe.

Esta es la historia que Jeff Nichols nos cuenta en Loving, la película que mañana se estrena en España. Mildred y Richard fueron la primera pareja interracial que, a base de mucho sufrimiento, constancia y, sobre todo, mucho amor, consiguieron que en 1967 se admitiese por primera vez en el estado de Virginia un matrimonio entre una mujer negra y un hombre blanco. Ése fue el primer paso para que se cambiase la ley en los otros 15 estados norteamericanos en los que estaba prohibido.

Los Loving de la vida real.

Cuando Mildred, una mujer de raza negra, y Richard, un hombre blanco, se enamoraron y pensaron en formar una familia, no sabían que por amor, y solo por amor, ambos serían detenidos, encarcelados y llevados a juicio. Se les condenó al exilio fuera del Estado de Virginia bajo pena de cárcel durante los siguientes 25 años en el caso de ser localizados juntos en dicho estado.  Mildred tenía 18 años y estaba embarazada.

Loving es una cinta muy bien producida y, a grandes rasgos, cumple con las características del subgénero de películas sobre derechos humanos que tanto gusta en Hollywood. Es poco menos que un documental un poco dramatizado, pero no termina de emocionar como debiera.

Contando con dos grandes actores como protagonistas Joel Edgerton y Ruth Negga, la película podría haber sido un dramón en toda regla y llegar a conmover, pero no termina de arrancar y se queda en una bonita fotografía de la familia rural americana que no arriesga. También es verdad que los Loving eran una pareja sencilla compuesta por un albañil y un ama de casa que tampoco tenían una vida apasionante, eran gente normal, que quería vivir su amor de manera normal y que consiguieron que todos los que vinieron después pudieran amar libremente sin que importara el color de la piel.  Y eso sí se refleja en la película.

LO MEJOR: Las interpretaciones de Joel Edgerton y Ruth Negga son tan buenas que desde aquí huelen a Oscar.

LO PEOR: La película se hace un poco aburrida por el ritmo pausado, pero era la única forma de plasmar esa cotidianidad que nos quieren transmitir.

Loving se estrena el viernes 20 de enero de 2017 en los mejores cines de España. 

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *