Evitemos el cierre de la Librería Berkana

Me levanto esta mañana de domingo con un mensaje de socorro de las chicas de la emblemática Librería Berkana de Madrid. Hoy, en lugar del típico boletín con las novedades de sus libros, mi correo amanece con una sentida carta firmada por Mar de Griñó y Mili Hernández en la que nos cuentan que, como no les echemos una mano, tendrán que cerrar.

El primer sitio donde iba una lesbiana en Madrid en los años 90, era a Berkana. Porque no existía Chueca, porque no existía internet y, sobre todo, porque no existían más referentes lésbicos que los de los libros. Las películas con lesbianas eran contadas y no las ponían en la televisión, y en las series no había lesbianas ni gais en los que fijarnos.

Ibas a pasar la tarde a Berkana y conocías a otras lesbianas, en un ambiente seguro y diurno, sin tener que beberte hasta el agua de los floreros para ligar. Y tenías la garantía de que la chica que ibas a conocer en Berkana al menos sabía leer, que eso también cuenta.

Y es que Berkana no es solo una librería, en Berkana puedes comprar de todo y conocer a todo tipo de gente. En las presentaciones de libros, que ahora se hacen en el Figueroa por falta de espacio, te invitan a un vino y puedes conocer a gente interesada en lo mismo que tú, con tus inquietudes. Y qué decir de Mar y Mili, siempre tan atentas y tan enrrolladas. Recuerdo cuando fui a invitarlas a mi primera boda y a comprar unos mecheros del arcoiris para reglar en la celebración. No pudieron venir a la boda, pero me regalaron los mecheros: todos los mecheros, una caja entera. Seguramente esos detalles son los que hacen que ahora les cueste subsistir, cuando tienes espíritu de ONG más que de empresaria es lo que suele pasar. Doy fe de ello.

La crisis, la piratería, los nuevos hábitos de compra y la llegada del gigante Amazon han ido comiendo terreno poco a poco a todo tipo de librerías, que se han visto abocadas al cierre. Pero Berkana no es solo una librería, lo vuelvo a decir. Berkana es LA LIBRERÍA y no podemos dejar que cierren, después de más de 23 años.

Para evitar el cierre de Berkana podemos hacer varias cosas:

  1. Comprar libros en la librería física Berkana, en la calle Hortaleza 62 de Madrid.
  2. Comprar libros en la librería online Berkana.
  3. Patrocinar una estantería, en la carta que está más arriba puedes ver cómo hacerlo.

Con lo recaudado, las chicas de Berkana esperan poder hacer frente al pago del alquiler del local. Así es que ya sabes: una pequeña ayudita es mucho para ellas y, sobre todo, es una ayuda para que las niñas que vengan detrás de nosotras, la siguiente generación, pueda seguir visitando un lugar tan emblemático y con tanta historia.

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Comments

  1. […] nos hicimos eco del llamamiento de las chicas de Berkana en otro artículo, y la respuesta ha sido proporcional al cariño que todas le tenemos a la librería y a sus […]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *