Las mejores portadas del Pulp Lésbico

Cuando yo era muy pequeña recuerdo que por mi casa corrían las novelas policíacas aquellas de bolsillo de Hammett y Chandler. También las habías españolas, que eran del oeste y que tenían en la portada letras muy grandes que decían ESTEFANÍA (más mayor supe que era el nombre del autor y no el nombre de la heroína protagonista). Aquellas novelas costaban un duro y las vendían en los quioscos.

Una vez me hice mayor y estudiosa de la literatura en general, supe que esas novelas eran del género Pulp Fiction. Y más mayor todavía, y estudiosa ya de otros temas más profundos, supe que una novela que había por mi casa con dos señoras en la portada era del género Lesbian Pulp Fiction (novelas pulp de ficción lésbica). Y es que en mi casa se leía de todo, y mi padre era gran consumidor de pulp.

El Pulp, según la wikipedia,

es un término que hace referencia a un formato de encuadernación en rústica, barato y de consumo popular, de revistas especializadas en narraciones e historietas de diferentes géneros de la literatura de ficción. Las publicaciones contenían argumentos simples con grabados e impresiones artísticas que ilustraban la narración, de manera similar a un cómic o una historieta.

El pulp lésbico nació justo después del ocaso de la literatura pulp en general, que en la segunda mitad del siglo XX dejó paso a otras formas de entretenimiento, como son las revistas o los cómics. Fue durante este declive del pulp, en la década de los 50, y los 60, cuando la editorial estadounidense Gold Medal Books (Fawcett Publications), publicó en 1950 un título revolucionario que logró vender más de dos millones de copias durante los cinco primeros años: Women´s Barracks (Cuarteles de mujeres), de la autora francesa Tereska Torres,  y que tiene el honor de ser la primera novela pulp lésbica de la historia.

Producto disponible en Amazon.es

En realidad no era ninguna novedad, ya que ya existían novelas pulp eróticas dirigidas a hombres y esta novelita también estaba orientada al público masculino. Claro que no contaban con la comunidad, que rápidamente conectó con el género y lo convirtió en suyo propio.

Tereska Torres fue la primera, luego vinieron muchas más. Algunas escritas por hombres, donde siempre se retrataba a la mujer lesbiana como un ser perverso y atormentado. Tuvieron que llegar los años 70 para que el pulp lésbico fuera más descriptivo y orientado también a mujeres lesbianas.

Una de las características  de las novelas pulp, en general, era la utilización de la fórmula «Sin-Suffer-Repent», en el devenir de los hechos narrativos. Esta fórmula SSR responde a las siglas en inglés de, primero peca, luego sufre, y por último se arrepiente. También las primeras novelas lésbicas seguían ese patrón, con solo dos finales posibles: O las protagonistas morían trágicamente, o se volvían heterosexuales. No cabían los finales felices. Y esto se hacía así para evitar la censura. (Como me recuerda esto a las novelas de sobremesa de RTVE, que también tienen censura, y eso que estamos en pleno siglo XXI).

Como ya os he contado, estas novelas pulp lésbicas estaban dirigidas a hombres y la mayoría eran escritas por hombres. Pero, curiosamente,muchos firmaban con seudónimos de mujer, para darles así más verosimilitud. Entre tanto hombre, había alguna que otra mujer atrevida que compraba las novelas.  Y digo atrevida porque imaginaros lo que sería ir a un quiosco a comprar una novela de lesbianas siendo mujer.  Para las mujeres lesbianas de la época, estas novelas eran lo más, su referente, recordad que no había internet ni estas cosas que tenemos ahora.  Y estoy hablando de Estados Unidos, porque en España la cosa era otro cantar.

En España se publicaron un gran número de novelas pulp, sobre todo del oeste y copiadas de las americanas.  Aquí la novela lésbica tuvo su esplendor durante los años 20 y 30, mucho antes de que los americanos supieran lo que era eso. Eso sí, una vez llegó Franco se fue todo a la porra.  Ejemplo interesante es El triunfo de Carmela, la novela de Artemio Precioso de la Editorial La novela de hoy.

Pero si hay una característica llamativa y que me encanta de las pulp lésbicas, son las portadas. Llenas de colorines y con un arte que quita el sentido. Os dejo unas cuantas para que las disfrutéis.

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *