Mi crítica de Don Juan, un Musical a Sangre y Fuego.

Don Juan

Hoy se estrena en la Gran Vía el musical Don Juan, que es una musicalización del clásico Don Juan Tenorio de José Zorrilla. Zorrilla, que fue casi tan mujeriego como su don Juan y que dedicó su vida a escribir sobre el amor y a amar, andando siempre de flor en flor y a salto de mata  y sin un duro, se alegraría si hubiera llegado a saber lo rentable que iba a ser su obra en un futuro. 

Este Don Juan es un musical con todas las de la ley, rozando la ópera rock, dado que es cantado en su totalidad, y nada tiene que envidiar a las franquicias que podemos ver en la misma Gran Vía recién llegadas de Broadway. El lío empieza en la noche de Carnaval con un despliegue impresionante de música y baile que ya nos indica que la cosa promete. 
Todo el mundo conoce el argumento del Tenorio, y si no lo conocéis tenéis mucho delito, así es que ya estáis cogiendo el libro y leyendo o releyendo porque es vuestra obligación. En el caso de que seáis de los que preferís esperar a que hagan la película antes de leer un libro, pues tenéis ahora la oportunidad de conocer esta historia universal de amor y muerte que ha sido representada durante años en los mejores teatros del mundo. Zorrilla vendió su obra por 4200 reales de vellón al editor Manuel Delgado, lo que era muy poco parné para la época. Se estrenó y fue un fracaso, pero en su segundo reestreno, quince años después, el 1 de noviembre de 1861, fue todo un éxito. Siendo el día de Todos los Santos y tratando la obra de muertos y fantasmas, se convirtió en tradición represantarse cada año en esas fechas. 
No penséis que por ser un clásico no os va a gustar, al contrario, os va a encantar. El autor ha respetado los textos originales y combina coreografías y números musicales que complementan la escenografía y el vestuario que está pensado para adaptar con la historia que nos cuentan a nuestros tiempos. El vestuario, diseñado por Eloise Kazan a partir del original de Juste de Nin, es el clásico de Don Juan pero adaptado a nuestra época, con trajes de cuero que asemejan a los de los motoristas. Toni Bernetti es el mujeriego Don Juan y Doña Inés, con mucho rollo Disney, es interpretada por Estíbaliz Martyn, dos voces que encajan divinamente y nos hacen recordar que el amor todo lo puede. Destacan como secundarios: David Velardo como Don Luis Mejía, el tener que canta maravillosamente y del que ya pudimos disfrutar en El Rey León y en Los Miserables; el barítono Gonzalo Montes como el Comendador; y Patricia Clark como Brígida, que puso al teatro en pie con sus intervenciones. Del espectáculo, destaco la escena del final de la primera parte con una Doña Inés desmayada en brazos de Don Juan tras la famosa escena del “No es cierto ángel de amor…”, acompañados de un magnífico juego de luces y una música que pone los pelos de punta. 
Al compositor Antonio Calvo debemos esta musicalización del Tenorio, que ha tardado 25 años en verse materializada de la mano del productor Alex García. Con una escenografía de Miguel Brayda muy lograda y un vestuario maravilloso, Don Juan el Musical se convierte en una representación espectacular que te mantendrá pegado a la butaca durante las dos horas que dura. ¡No te lo pierdas!


Don Juan Un Musical a Sangre y Fuego se representa en el Teatro de La Luz Philips de Madrid desde el 6 de octubre de 2016. 

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *