Mi crítica de Julieta, de Pedro Almodóvar

Cuenta Almodóvar que, desde
pequeño, vio cómo su madre leía y escribía las cartas a sus vecinas analfabetas
de Calzada de Calatrava.  Es por eso que
en sus películas siempre hay alguna carta de por medio, y no iba a ser menos en
“Julieta”, donde Emma Suárez nos narra en género epistolar una historia sobre
el silencio. De hecho, así iba a llamarse en un principio la película, “Silencio”,
pero el director decidió cambiar el título para no coincidir con el “Silencio”
de Scorsese de muy próximo estreno.
Es esta una película de dolor contenido,
de ese dolor que te duele una vez reposas la película y estás en la calle.  El guion no es original de Almodóvar y eso se
nota. Está basado en tres relatos de la escritora canadiense Alice Munro:
Destino, Pronto y Silencio. Para almodovarizar el relato de la Munro, el
director deja el humor y se tira de cabeza al drama.
Si bien la película tiene esa
factura que tienen todas las películas del género Almodóvar, es decir, los colorinches
sesenteros, la fotografía tan cuidada, esa composición del plano tan de Pedro y
la música tan ideal, en “Julieta” he notado diferencias con el resto de su
filmografía. Se echa de menos ese humor tan suyo y se nota el origen literario
de la historia. Es por eso que durante la película no terminas de entrar en el
Universo Almodóvar de siempre y sientes que quizás te has equivocado de
película. Luego la cosa se va animando y sales con una sensación de que algo ha
cambiado en ti, de que necesitas asimilar todo lo que te han contado durante
los treinta años que dura la película. La experiencia ha sido muy parecida a la que
tuve cuando terminé de ver “Volver”, película que vi en un momento determinado en que la necesitaba ver y que, por circunstancias que no vienen al caso, cambió mi vida de
alguna manera. Cuando la vi, durante su proyección, no me gustó, pero luego se
ha convertido en una de mis películas favoritas. Pues lo mismo me ha pasado con
“Julieta”, esta vez sin motivos personales de por medio.
La Julieta de la que hablamos está
interpretada por dos actrices: Una Emma Suárez de hoy que nos narra por carta
la vida de una Julieta joven del ayer con el rostro de Adriana Ugarte.  Emma Suárez está magnífica, Adriana Ugarte me
ha gustado menos. No he logrado encontrar a Emma en Adriana, ni viceversa. Se
completa el reparto con Rossy de Palma, que me ha recordado a una moderna Doña
Rosalía de Seis Hermanas
, y que destaca entre las demás actrices: Michelle Jenner,
Inma Cuesta, Susi Sánchez, Nathalie Poza y Pilar Castro
. En cuanto a los
chicos, Daniel Grao está muy bien como el moderno pescador gallego y Darío Grandinetti está,
como siempre, muy elegante.
En definitiva, es una buena
película, dura y dolorosa, pero llena de color y con un buen final. Y como ya
sabéis que no me gusta desvelar argumentos, mejor la veis.
LO MEJOR: Emma Suárez, que solo tiene
un Goya y no sabemos por qué.

LO PEOR: Se echa de menos el
humor de nuestra querida Chus Lampreave. Teniendo a una grande como Rossy de
Palma en pantalla y con semejante personaje, se podía haber aprovechado para
hacernos reír un poco entre tanto dramón.

Julieta, de Pedro Almodóvar, se estrena el 8 de abril de 2016 en los mejores cines de España. 

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *