Mi crítica de “Las crónicas de Blancanieves: El cazador y la reina del hielo”, de Cedric Nicolas-Troyan

Hoy se ha estrenado “Las crónicas
de Blancanieves: El cazador y la reina del hielo”
, con un reparto de lujo en el
que Blancanieves ni está ni se la espera. Si veremos al Príncipe Azul (vestido
de azul, qué cosas), a dos de sus enanitos, al cazador y a la madrastra. Pero
no penséis que vais a ver nada más relacionado con el clásico cuento de los
hermanos Grimm. La película, en su versión original, se titula The Huntsman:
Winter´s War (o sea, El Cazador: Guerra de Invierno)
, pero ya sabemos lo que
pasa en este país, que las traducciones son libres, nivel Ana Botella, y le
damos una vuelta a los títulos como quien no quiere la cosa.


Esta “Blancanieves” (a partir de
ahora la llamo así, por acortar), consiste en una precuela y secuela de aquella “Blancanieves
y la leyenda del cazador”
de hace unos años con Kristen Stewart. A diferencia
de aquella tan oscura, en esta prima el color y la luz. Es una película de
aventuras que mezcla Frozen con Juego de Tronos, pasando por Brave, El señor de
los anillos
y por Maléfica, entre otras historias. Tal batiburrillo es poco
original, pero entretiene. El entretenimiento es debido básicamente a los
efectos especiales, que son espectaculares, y a los actores de renombre que la
protagonizan.

El verdadero protagonista es El
Cazador, Chris Hemsworth
(el guapo de Thor, pero sin martillo), que hace lo que
puede con un personaje sin mucha profundidad. Solo hay que centrarse en lo
bueno que está, porque no hay mucho más en lo que centrarse que cuatro chistes sin gracia con los
enanitos.

Lo mismo pasa con Jessica
Chastain y Emily Blunt
, que están desperdiciadas a nivel interpretativo pero
están monísimas con sus trajes de cazadora y de reina, respectivamente.
Charlize Theron vuelve a ser la
mejor en su interpretación, pero sale un ratito al principio y otro ratito al
final, y para de contar. Tanto cartel con ella de protagonista te hace crear expectativas
que luego no se corresponden con la realidad.
Todo lo que falta en el filme a nivel de
guion o de creación, sobra en diseño de vestuario o de efectos especiales. La
Theron y la Blunt están divinas con cada modelito, a cual mejor y más
sofisticado, verdaderas reinas de la moda es lo que son.
En definitiva,  esta “Blancanieves” sin Blancanieves es una
película para pasar una tarde entretenida, sin pensar en mucho más que en cómo
será el próximo modelito que luzca alguna de las reinas.  
LO MEJOR: Jessica Chastain y su
tiro con arco.

LO PEOR:  Los chistes de los enanitos, que no tienen
ninguna gracia.

“Las crónicas de Blancanieves: el Cazador y la Reina del Hielo” se estrena el 8 de abril de 2016 en los mejores cines de España

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *