Mi crítica de Una noche como aquella, una producción de Contrasentido

Ayer fuimos al Teatro Lara a ver
una comedia que se llama “Una noche como aquella”. Llegué pensando en ver una
obra sobre el peligro que conllevan los jueguecitos entre amigos, y sobre lo
mal que terminan siempre los tríos. Y sí, “Una noche como aquella” empieza así,
con unos amigos que durante un botellón y entre muchas bromas, deciden hacer un
trío. Pero la historia va creciendo de manera natural hasta convertirse en una comedia viva,
alegre y muy divertida sobre el poliamor
En esta obra prima la naturalidad,
el tono cotidiano que hace que durante toda la función te sientas como en el salón
de tu casa, en mi caso no sé si porque el personaje que interpreta Nacho
Redondo, Juanlu,
es muy parecido a mí, o porque el texto escrito por el propio
Nacho, parecía el guion de mi vida. Es más, sentí que alguien me había espiado por algún agüjerito y sabía lo de mis “entre Rita Barberá y Esperanza Aguirre”
Chos, experta directora en este
tipo de teatro off, ha sabido dirigir el montaje con muy buen ritmo y aprovechando
cada rincón del pequeñito escenario. Lo dicho, te sientes en tu casa, en tu parque
y en tu vida cotidiana.
Da igual que no conozcas casos de
poliamor, porque lo  vas a ver todo
maravilloso y te van a dar ganas de tener una relación así nada más salir del
teatro. Durante el rato que dura la obra entrarás en la vida de estos dos
chicos y una chica que descubren, sin querer, que se quieren más de lo que
pensaban que se querían y que una relación de amistad se les quedaba pequeña. Entre
risas veréis cómo Patricia, Marcos y Juanlu van construyendo día a día su convivencia y harán
que te emociones con el modo en que la relación evoluciona entre montaje de
mesitas del Ikea, cenas en directo con olor a salsa de tomate, regalos
de cumpleaños y complicado sexo a tres en el sofá.

“Una noche como aquella” no es teatro
profundo ni con mensaje, no es una reflexión sobre nada. Es una historia de
amor
, de tanto amor que es poliamor, con escenas hiladas por la música de Ana
Pi
y muy bien traídas por Nacho López, Nahia Laíz y Nacho Redondo, que parecen
amigos de verdad. También parecen amantes de verdad. No sé si serán alguna de
estas cosas o simplemente es que son tan buenos actores que han logrado que yo
me lo crea.
LO MEJOR: Nacho Redondo es
divertidísimo, su papel de chico de pueblo tierno me ha llegado al corazón.
Hasta me hizo llorar, y no solo de risa.

LO PEOR: Que dura muy poco y te
quedas con ganas de más.
“Una noche como aquella” puede verse el 31 de marzo en el Teatro Lara y todos los sábados hasta el 30 de abril en la Nave 73.

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *