San Valentín para todxs

Recuerdo ser bien pequeña y ver como un niño de mi clase le regalaba una flor a otra niña por San Valentín, y lo cierto
es que recuerdo no sentir envidia alguna, de hecho sentí más bien cierta vergüenza ajena y pensé que esperaba que a mí nunca me regalasen nada así en público porque no sabría dónde meterme. La verdad es que fue muy bonito y fue la primera vez que San Valentín tuvo cierto protagonismo en mi vida.

Desde entonces cada San Valentín se ha convertido en sinónimo de celebrar el amor, pero el amor de pareja, no vayamos a confundirnos. Pero es que el amor se presenta de tantas formas que es bastante injusto que el protagonismo se lo lleven siempre las parejas (ni que decir tiene que las hetero-parejas se llevan la palma). Pero, ¿qué pasa con los que no tenemos pareja? ¿No podemos celebrar San Valentín?

A parte del hecho de que San Valentín no deja de ser una excusa para que nos transformemos en consumistas sin control durante unas horas (me incluyo, por supuesto) es un rollo porque hay que cumplir unas reglas muy precisas para poder celebrarlo:

1. Tener pareja
2. Tener dinero (No dejes de leer y entenderás esto del dinero)
3. Ser muy romántico, que oye, no todo el mundo lo es.

El otro día alguien (que siempre ha estado en pareja) me preguntó que cómo era eso de pasar San Valentín sola, y la verdad es que como casi siempre ha sido así, nunca me lo había preguntado, y esto me hizo pensar.
He pasado dos “San Valentines” en pareja, y lo cierto es que no lo echo de menos. No es un día en el que piense: “Ojalá tuviese alguien con quien celebrarlo”, y no monto dramas ni nada parecido. Si tengo que echar de menos tener pareja, lo hago todos los días del año. Porque es mucho más bonito un “Te quiero” a cualquier hora y porque sí que el que te sueltan en San Valentín mientras te dan el regalo en la cenita romántica.

Aunque no tengo novia, soy muy, pero que muy oveja rosa. Me gustan mucho las mujeres y yo soy de las
que sigue buscando a esa mujer que acabe con mi eterna soltería. Pero en días como hoy, que todo el mundo emparejado presume de lo feliz que es, no me queda más remedio que detenerme y pensar en lo positivo de no tener novia. ¿Sabes la cantidad de dinero que ahorro cada San Valentín que paso sin novia? Voy a enumerar la lista de gastos que sé que tendría en caso de tener novia un día como hoy:

1. Regalito: los regalitos me encantan, hacerlos y recibirlos. Esto no es nada nuevo.
2. Cena: una cena especial para un día especial.
3. Escapada romántica: aquí es donde pierdo el norte y los ahorros.

Hoy es un día para celebrar el amor con todas las letras de la palabra.

Me encanta estar rodeada de gente a la que quiero y que me quiere, y con corazoncitos rojos (que es mi color favorito) por todas partes. Ver a mi familia y celebrar que les quiero, decirle a mis amigas que también las quiero mucho y mirarme al espejo (ojo, que esta es la parte más importante del día) y decirme, mirándome a los ojos: “¡TE QUIERO!”. Estos “Te quiero” son lo más valioso de todo, tanto que es imposible ponerles precio. Dejad los regalos en los centros comerciales y regalad “te quiero” como si no hubiese un mañana.

Así que, esta noche me voy a cuidar de mis dos grandes amores, mis sobrinas. De ellas sí que estoy enamorada hasta las trancas.

Mientras tanto, os mando mucho amor. Amor hoy, y todos los días del año. Amor a todos y a todas.
¡Vamos a celebrarlo! ¡Feliz San Valentín!

¿Has probado a apagar y volver a encender? 😉

Comments

  1. Fanny says:

    San Valentín es una puta mierda para restrarselo por los morros a los que no tenemos parejas.

  2. Helen says:

    Me ha gustado mucho lo que acabo de leer. Estoy de acuerdisimo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *