Tabúes

(Post post dedicado a @pumbycat1)


Barcelona, jueves 13 de marzo de 1986.
Por fin he terminado los exámenes y estoy haciendo un curso de informática, que dicen que esto del Basic es el futuro. Hoy me tomo la noche medio libre y, en vez de estudiar, me preparo para ver qué es lo que me depara mi serie favorita. Me encanta esto de las series, no sé cómo hemos podido vivir hasta ahora sin ver la vida de otros en la televisión. Tampoco sé bien si esto tiene mucho recorrido, si se seguirán haciendo series semanales y diarias, o si se tratará solo de una moda pasajera. La cuestión es que hoy dan en la tele “Segunda enseñanza” y no me lo pienso perder.
Me preparo un bikini como los que hacen en la Diagonal, y aprovecho que mis padres se han ido al teatro para ver tranquilamente mi serie. La cosa va de un colegio de enseñanza media en Asturias, y la protagonista es la Diosdado, que hace de una profesora de historia que se llama Pili. Me gustó mucho “Anillos de oro”, así es que sabía que esta serie también me iba a gustar. Además, me siento muy cercana a todos esos chavales con tanta duda existencial y tanta adolescencia efervescente. 
Aitana
Empieza el capítulo de hoy, se titula Tabúes. Seguro que va de sexo, ¿qué otra cosa puede ser un tabú en una serie de televisión? Pues sí, va de sexo la cosa: Jandro quiere crear un seminario de sexología en el cole. Empieza el capítulo con una de las chicas del cole estudiando en su camita a las 2 de la madrugada. Estudiando es un decir, porque lo que está haciendo es oir música con el walkman y soñar despierta con la persona de la que está enamorada. La chica es monísima, es una actriz que se llama Aitana Sánchez Gijón y parece que promete, porque es muy natural y muy guapa. Por otro lado, Rosa, otra de las profesoras, recibe rosas a diario por parte de un admirador secreto. Me encanta Ana Marzoa, con este traje de chaqueta y corbata que suele llevar, y esa voz desgarrada tan particular. 
Ana Marzoa
Con el lío que yo tengo en la cabeza, lo que me faltaba para ir ordenando mis dudas y mi cacao mental era esto: resulta que Isa (diminutivo de Felisa, y sí, ya sé que es terrible llamarse Felisa), la protagonista de hoy, está enamorada de Rosa. Es la primera vez que veo a alguien como yo en televisión. Una lesbiana. Porque yo soy lesbiana. O eso creo, porque mucho amor platónico, mucho deseo de estar con fulanita y menganita, pero yo aquí sigo sin estrenarme. Pero sí, soy lesbiana. Como Isa. Y me alegra haber visto este capítulo en particular yo sola, sin mis padres en casa, sin tener que verlo entre disimulos e idas y venidas al baño para que no se me note mucho lo lesbiana que soy.
Y para que sepáis de lo que hablo, os dejo el capítulo, por si a alguna todo esto le saca de dudas, como me ha sacado a mí.

Post dedicado a Ani b. Good.

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Comments

  1. Anónimo says:

    Qué honor y qué bonito recordar la post-adolescencia, llena de dudas e incertidumbres. Mucha soledad y vida interior, algo que felizmente ha cambiado con los años. Un millón de gracias!
    Ani

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *