La mitad de los textos lésbicos de la Europa medieval son en gallego

Carlos Callón investiga sobre la homosexualidad femenina en la literatura medieval en su tesis doctoral en Filología.

Según publica hoy La Voz de Galicia, y gracias a  mi amigo el actor, narrador oral, director, traductor de teatro, y enamorado de la lengua gallega, Avelino González,  de los veinte textos de todas las literaturas medievales que hablan de lesbianismo, la mitad están escritos en gallego.

La historia de Sancha y María, que vivían en la calle de la Moneda Vella, al lado de una catedral medieval, como pareja, está plasmada en versos en una canción medieval. Ellas constituyen la única pareja de lesbianas de la Edad Media de las que se conocen nombres, pero hay más casos.

El filólogo Carlos Callón reunió un buen grupo de notas al margen y al pie de las páginas de los estudios de otros investigadores para su tesis, que ganó la semana pasada la calificación más alta. En su tesis analiza esa docena de textos de la trova gallega.

Pero es que “a diferencia de la homosexualidad masculina, la mujer está muy influenciada por la misoginia”, explica el doctor en Filología.

Como siempre, nos topamos con la invisibilidad lésbica…  En ese docena de textos, nos encontramos también con la composición de Pedro Eanes Solaz, una canción de un amigo que ha sufrido un cambio de género.

La mayoría de estas canciones de temática homosexual, eran en tono de burla. Aunque también es verdad que tenemos que leer estos textos con la vista de la época para poder entender cómo eran las cosas, no debemos leerlos con ojos del siglo XXI.

Ya en 2011 Carlos Callón nos sorprendió con su descubrimiento de la primera unión homosexual  de la historia de España, datándola en el siglo XI en Rairiz de la Veiga (Ourense) Mientras consultaba un documento del monasterio de Celanova depositado en el Archivo Histórico Nacional, el filólogo descubrió la historia de Pedro y Nuño, “amicos bonos cum fide et veritate”/”buenos amigos con fe y sinceridad”,  que se comprometían a compartir desde la habitación, ropa y comida, hasta las mismas amistades y enemistades “in totos dies et noctes, in omne tempus vel tempora”/”todos los días y noches, para siempre”; todo ello con la bendición de la Santa Madre Iglesia.

Y es que hubo un tiempo  durante la Edad Media en que la Iglesia incorporó este tipo de uniones bajo la denominación de adelfopoiesis o fraternitas iurata. De hecho, el matrimonio como sacramento vinculado a la procreación no se institucionalizó hasta principios del siglo XIII. Fue en ese momento cuando surgió la homofobia y la visión pecaminosa de la unión entre personas del mismo sexo.  Un tiempo después, con el establecimiento de la Inquisición en España por los Reyes Católicos, a finales del siglo XV, la cosa fue a más y los llamados “sodomitas” fueron objeto de persecución.

En cuanto a las lesbianas, la invisibilidad de la que antes os hablaba nos fue favorable por una vez en la vida y son menos los casos de mujeres condenadas.  Eso sí, muchas de las “brujas” que la Inquisición quemó en la hoguera eran, en realidad, lesbianas como nosotras.

Producto disponible en Amazon.es

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *