Sobrecogida con la película Satyavati, os lo cuento aquí.

Esta tarde hemos visto uno de los largometrajes que el festival de cine LGTB Lesgaicinemad proyecta en su sección Panorama. La verdad es que he entrado a la Sala Berlanga sin expectativas: no había visto el tráiler y tampoco sabía el argumento. Solo sabía que ponían una película india de lesbianas y que tenía pinta de historia de amor. Me gusta ir así al cine y que me sorprendan. Y sí, Satyavati me ha sorprendido.

La primera parte de la película nos pone en situación: tres chicas que comparten piso, dos de ellas son pareja y la otra es la amiga heterosexual. Hasta ahí todo muy bien, de hecho me ha parecido un poco pastelada y no esperaba lo que iba a pasar a continuación. Ya sabéis que no soy de contar lo que pasa en las películas, pero es que esta vez me veo en la obligación de poneros sobre aviso porque yo he salido con muy mal cuerpo del cine. Sin embargo, como también considero que es necesario que la veáis, no quiero que esto os eche para atrás.

La directora de Satyavati, Deepthi Tadanki, nos cuenta una historia basada en hechos reales sobre las violaciones correctivas que se producen en su país, la India, concretamente en la ciudad de Bangalore.

La violación correctiva o curativa (en inglés corrective rape) es un eufemismo que se refiere a la violación de lesbianas por parte de hombres, a menudo familiares, con el supuesto fin de cambiar la orientación sexual de la víctima. El término fue concebido en Sudáfrica, donde en los últimos 15 años más de 30 mujeres han muerto víctimas de violaciones grupales o individuales cuyo objetivo era “corregir” sus tendencias sexuales. La cifra real es probablemente mucho mayor, puesto que la mayoría de estos crímenes no se denuncian (según la asociación  Luleki Sizwe, 10.000 mujeres lesbianas y bisexuales son violadas cada semana en Sudáfrica). Además,  estas violaciones correctivas se llevan a cabo por la propia familia de la víctima, normalmente un primo o tío. Estas barbaridades no solo ocurren en Sudáfrica y la India, también en Zimbabwe, Ecuador y Perú. 

Todavía tenéis oportunidad de ver la película durante el festival, puesto que se proyectará el 10 de noviembre en la Sala Azcona de la Cineteca del Matadero de Madrid, a las 17.00. 

Os la recomiendo mucho, porque de vez en cuando conviene salir de la zona de confort y saber qué pasa a nuestro alrededor. Y, sobre todo, comprobar lo mucho que queda por hacer.

@LaOvejaRosa es una tuitera, youtuber, escritora, bloguera, community manager y artista polifacética, feminista y lesbiana nacida en Madrid.

Gracias por comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *